El túnel de la engaña: una ruta en la oscuridad

El túnel de la engaña es uno de esos lugares con historia. Imagina, era un túnel ferroviario que tenía prevista una fecha de construcción de 52 meses y finalmente tardó 17 años… Y 17 años dan mucha historia. Por lo que si te interesa saber sobre este túnel y sobre todos sus acontecimientos, vamos a contarte un poco más sobre él.

Antes de empezar, debes saber que el túnel de la engaña es un proyecto abandonado, o más bien cancelado. Se trata de una red de cuatro túneles que recorren la frontera entre la provincia de Cantabria y de Burgos, hablamos de una doble vía ferroviaria de casi 7000 metros de longitud y de un proyecto en el que participaron alrededor de 9000 obreros para ir sosteniendo una plantilla de 300 operarios (la cuál estaba dividida en dos: 150 de ellos trabajaban en la zona norte de de la construcción y los otros 150 en la zona sur).

Los obreros que trabajaban en esta construcción estaban sometidos a condiciones muy duras, es más muchísimos abandonaban el trabajo, y algunos presos republicanos fueron obligados a participar en la construcción del túnel. Además, para que te hagas una idea, los peones tenían un jornal de 12 pesetas y tenían un pequeño “incentivo”: por cada vagón que salía lleno de piedras, se le pagaba al trabajador cinco céntimos de peseta… Por lo que igual después de una jornada muy dura el obrero llegaba a ganar 30 pesetas.

La dureza de este proyecto era bastante. Y con este dato lo vas a terminar de entender: durante el inicio de construcción del túnel de la engaña los operarios no avanzaban más de medio metro diario de perforación. Años después, en 1954, se consiguió que la perforación avanzara a tres metros diarios. Y 4 años después surgió lo esperado; el 26 de abril de 1959 a las ocho y diez de la mañana ambos equipos de obreros se encontraron. Eso quería decir que por fin se unieron los que trabajaban en la boca norte con los de la boca sur y por fin había un único túnel.

Sin embargo, a pesar de los avances, la dictadura franquista suspendió este proyecto ferrocarril Santander-Mediterráneo en 1959 y el 1 de enero de 1985 el gobierno de Felipe González la terminó de clausurar.

¿Hoy en día? A día de hoy, como bien decíamos al principio, el túnel de la engaña es un proyecto abandonado, con todo lo que

conlleva el abandonado. Muchos lo definen como un lugar “terrorífico”, otros como un lugar que apenas se puede visitar por las malas condiciones en las que se encuentra… Incluso hace poco el túnel sufrió un pequeño derrumbamiento, por lo que no se puede hacer un recorrido al completo.

Lo que sí merece la pena son sus alrededores. Existen unos paisajes increíbles, mucho verde, lagos, zonas para hacer picnic y unos pueblecitos con mucho encanto. Por lo que si te ha llamado la atención esta historia, te animamos a que hagas un recorrido por el misterioso túnel (aunque sea fuera y en coche) y disfrutes de las vistas y del entorno, probablemente no te defraudará.

¿Te ha gustado este viaje?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *