Los 10 pueblos más bonitos de España

España es un país diverso, con gran riqueza ecológica y cultural. Entre sus atractivos turísticos se incluye la belleza de muchos de sus pueblos, en los que podemos disfrutar de fabulosas construcciones arquitectónicas, atmósferas con gran encanto o increíbles legados culturales, entre otros.

Aunque ha sido complicado elegir, hoy os traemos un listado de los 10 pueblos más bonitos de España. Cualquiera de ellos podría ser el destino perfecto para tus próximas vacaciones, por eso en esta selección, hemos intentado representar la diversidad que caracteriza al país, por lo que podréis encontrar pueblos para todos los gustos.

1. Montefrío (Granada)

Uno de los pueblos más bonitos de España es, sin lugar a dudas, Montefrío, en la provincia de Granada. La estética general del pueblo consiste en callejuelas, pilares y casitas blancas que dan sensación de armonía.

Con un rico pasado cultural, en este pueblo granadino podemos disfrutar de un recorrido histórico sin igual, desde el Neolítico Tardío hasta la ocupación cristiana, pasando por supuesto por las huellas dejadas por romanos y árabes.

Dada su belleza, Montefrío fue declarado Conjunto Histórico-Artístico Nacional en 1982 y es una de las 7 maravillas de Granada. Además, ha sido reconocido internacionalmente por la revista National Geographic como uno de los 10 pueblos con las mejores vistas del mundo.

Además de la riqueza cultural, Montefrío también cuenta con un excelente patrimonio gastronómico.

2. Albarracín (Teruel)

La villa medieval de Albarracín no puede faltar si hablamos de pueblos hermosos en España. Ubicado al suroeste de la provincia de Teruel, Albarracín alberga un precioso casco histórico que ha sido declarado Bien de Interés Turístico Cultural. Además, desde 1961 la localidad posee el título de Monumento Nacional, así como Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes desde el año 1996. Tan hermoso es este pueblo que ha sido propuesto por la UNESCO para que sea declarado Patrimonio de la Humanidad.

Estrechas callejuelas empinadas, escalinatas, pasadizos y casas abalconadas constituyen la encantadora arquitectura de Albarracín.

3. Santillana del Mar (Cantabria)

Santillana del Mar es una de las joyas del norte de España. Este pueblo cántabro ya fue declarado Conjunto Histórico-Artístico Nacional nada más y nada menos que en 1889. Además, forma parte de la red los mejores pueblos qué ver en España desde el verano de 2013.

La villa de Santillana del Mar es uno de los pueblos con más afluencia turística de toda Cantabria. Además de la belleza propia del pueblo, uno de los atractivos turísticos más notables es la Cueva de Altamira, protegida como Patrimonio de la Humanidad, que se encuentra en las inmediaciones del pueblo.

Como dato curioso, Santillana del Mar es conocida popularmente como la villa de las tres mentiras, en referencia a que su nombre no la define en absoluto, puesto que ni es santa, ni llana ni el pueblo tiene mar.

4. Valldemossa (Mallorca)

Los grandes artistas buscan las musas más hermosas. El pueblo de Valldemossa debe ser uno de los lugares más bonitos del mundo, pues inspiró nada más y nada menos que al compositor Frédéric Chopin.

Al abrigo de Valldemossa, Chopin compuso sus Preludios Op. 28. Sin embargo, éste no fue el único personaje emblemático que encontró la inspiración en el pueblo mallorquín y muchos otros, de la talla de Rubén Darío, pasaron largas temporadas en él.

El encanto de Valldemossa reside en gran medida en sus calles empinadas y estrechas. Cuenta con importantes edificaciones históricas, como por ejemplo la Cartuja de Valldemossa. Por todos estos motivos, este pueblo de la sierra de Tramontana no podía faltar en nuestra selección de los pueblos más bonitos de España.

5. Pals (Gerona)

Sobre un montículo rodeado por llanuras, se alza la villa medieval del Pals, en la provincia de Gerona. Este precioso pueblo situado a tan sólo 10 kilómetros del mar Mediterráneo cuenta con un fabuloso casco histórico de estilo gótico. En él destaca la Torre de las Horas, una edificación románica construida entre los siglos XI y XIII.

Las calles de Pals son empedradas y empinadas. Sus casas, también de piedras, crean un entorno digno de admirar. La guinda del pastel la proporcionan las increíbles vistas de las que podemos disfrutar desde este bonito pueblo.

6. Altea (Alicante)

A orillas del mar Mediterráneo se encuentra Altea, en la provincia de Alicante. Sus casas blancas ofrecen la típica atmósfera costera y veraniega que tantos corazones roba. Entre ellas, destaca inesperadamente la fantástica cúpula azul de su iglesia parroquial.

Pasear por sus estrechas callejuelas, disfrutar de sus hermosas calas y playas o contemplar la belleza del mar Mediterráneo son algunas de las cosas que nos ofrece Altea.

7. Nerja (Málaga)

El pueblecito de Nerja, en la provincia de Málaga, además de ser uno de los lugares más hermosos de España, es el destino vacacional perfecto. En él podemos encontrar tanto fantásticas playas y calas como riqueza cultural. Su casco antiguo se caracteriza por serpenteantes y estrechas vías abarrotadas de casas blancas.

Por otro lado, en Nerja podemos disfrutar de unas vistas inigualables desde el Balcón de Europa así como explorar los 2 kilómetros de increíbles galerías subterráneas que alberga el municipio.

8. Cadaqués (Cataluña)

La belleza de Cadaqués cautivó nada más y nada menos que a Salvador Dalí. Éste fue el pueblo que el reconocido pintor surrealista eligió como lugar de residencia.

Situado en la comarca del Alto Ampurdán, en la provincia de Gerona, Cadaqués tiene una atmósfera inigualable. La estética del pueblo se caracteriza por sus casas blancas, de puertas y ventanas azules y tejados rojizos, y barcas de pescadores por doquier.

Entre los lugares de interés de los que podemos disfrutar en Cadaqués se encuentran el casco antiguo, la Casa Museo Salvador Dalí y el Parque Natural del cabo de Creus.

9. Priego de Córdoba (Córdoba)

Nadie puede discutir que uno de las localidades más llamativas que visitar en España es Priego de Córdoba. Las esquinas de este pueblo andaluz están repletas de historia. Además, el patrimonio cultural de Priego de Córdoba es uno de los más interesantes del país.

Entre muchos otros, en este encantador pueblo podemos disfrutar del Barrio de la Villa, de origen andalusí, de las carnicerías reales o de su castillo y su Torre del homenaje, declarada Monumento Histórico-Artístico en 1943.

10. Arcos de la Frontera (Cádiz)

El pequeño municipio gaditano de Arcos de la Frontera rezuma belleza y encanto por todos sus ángulos. Puesto que en el pasado fue capital de la Taifa de Arcos, durante el período musulmán, y capital del Ducado de Arcos desde 1493, este pueblo cuenta con un excelente legado cultural. En Arcos de la Frontera podemos disfrutar de la tranquilidad de sus calles empedradas y las fabulosas vistas del río Guadalete y de la serranía.

¿Te ha gustado este viaje?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *