Escapada fin de semana a Italia: Manarola

Manarola es un pequeño pueblo costero perteneciente al municipio de Riomaggiore, en Liguria, al noroeste de Italia, caracterizado por su belleza arquitectónica y sus fantásticos restaurantes. La turística zona forma parte de un grupo de pueblos costeros conocidos como Cinque Terre, declarados Patrimonio de la Humanidad y de entre los cuales es el más pequeño.

El nombre de Manarola probablemente desciende de la evolución dialéctica de la palabra latina “Magna Rota” que en castellano se traduce como “rueda grande”, lo que hace referencia a la rueda de molino presente en el pueblo.

En manarola se habla el manarolese, un dialecto local bastante similar al de los pueblos vecinos pero más distante del italiano. Además de esta lengua, debido a la gran afluencia de turistas, algunos manaroleses también están familiarizados con el inglés. En general son un pueblo muy amable con los visitantes.

Aunque es un destino muy popular entre los turistas, Manarola sigue siendo un destino tradicional y tranquilo donde pasar un fin de semana en Italia. Por un lado no hay prácticamente ninguna señal de la abrumadora tecnología presente en el resto del mundo, lo que lo convierte en un destino idóneo para desconectar. Por otro tampoco tampoco existe ningún tipo de lujo o comodidad que empañe la alegría de pasar de terraza en terraza, contemplando las vistas al mar de Liguria, salpicado por los coloridos pueblos que se sitúan en sus orillas.

Como en muchos de los pueblos vecinos las industrias tradicionales de Manarola han sido la vinicultura y la pesca, siendo el Sciacchetrà el vino local, el cual es conocido por su gran calidad. En la actualidad tanto Manarola como los pueblos vecinos reciben gran cantidad de turistas, sobre todo en los meses de verano, debido a sus magníficas costas y sus bellos paisajes.

Las coloridas calles de Manarola invitan a perderse en ellas, siendo la más importante la “Via di Mezzo” o vía del medio, donde se concentra la mayor parte de la actividad comercial del pueblo. Aquí encontraremos numerosos restaurantes y bares, y tiendas de arte, donde adquirir coloridos recuerdos de estas tierras.

Otro recorrido importante que debemos hacer en nuestra escapada fin de semana a Italia, es caminar por “Via dell’Amore” (Camino del amor), una senda que une Manarola con Riomaggiore a través hermosas colinas y viñedos.

Sin duda un pueblo con mucho encanto si buscas un sitio tranquilo para pasar un fin de semana en Italia y parada casi obligada al cruzar la frontera desde Francia, aunque solo sea para llenar el estómago en los magníficos restaurantes de la zona.

manarola

¿Te ha gustado este viaje?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *