Las clavijas de cotatuero, un paso vertiginoso en el cañón de ordesa

Son varias las rutas las que se pueden hacer por el cañón de Ordesa pero hoy queremos destacar una de las más conocidas y deseadas: la ruta por las clavijas de Cotatuero. Un recorrido aéreo no apto para personas con vértigo.

De por si, la ubicación en la que se encuentran las clavijas destaca. Y es que, el cañón de Ordesa es que es uno de los parques naturales más destacados de los pirineos. En él podrás encontrarte con cañones profundos, cascadas impresionantes, flores alpinas, bosques centenarios, cumbres altivas y muchos paisajes difíciles de encontrar en otras zonas de esta misma cordillera. Es por ello que el hecho de hacer una ruta por las clavijas de Cotatuero te hará impregnarte de todas esas definiciones de la zona, sin olvidar que te hará vivir una experiencia por las alturas que suele gustar bastante. Solo podemos decir que esta ferrata es todo un clásico de los “senderistas” de Ordesa.

¿Cómo llegar a las Clavijas de Cotatuero?

Para que te ubiques, las clavijas de Cotatuero se encuentran en Huesca, en la localidad de Torla.

Para comenzar la ruta deberás llegar al Parque Natural de Ordesa; al cual podrás llegar en coche (hasta la Pradera del mismo) o sino podrás coger un autobús en Torla que te dejará en ella.

En el caso de querer acceder en coche, el camino para llegar dependerá de tu punto de origen. Nosotros os indicamos cuál será el recorrido desde Barbastro. Desde este municipio deberás tomar la A-138 dirección el Grado y Aínsa. Después deberás coger la N-260 hacia Torla y seguir las indicaciones hasta llegar al parking de la Pradera de Ordesa. Una vez en el, deberás coger el camino que lleva a la cascada de Cotatuero (se encuentra indicado) y seguir avanzando por él. Verás como ese camino poco a poco se irá estrechando e irá aumentando el desnivel, cada vez te acercarás más a la cascada y a sus paredes y poco después verás el inicio de las clavijas. Y aquí empezará la aventura…

Debes tener en cuenta que la ruta es una vía ferrata. Por lo tanto, podríamos decir que no es apta para personas que suelen hacer senderismo y que no están habituadas a la escalada. Es más, para poder llevar a cabo la ruta necesitarás un material adecuado.

El recorrido con las clavijas se hace de forma rápida. Primero se pasa por un canal vertical, después se sigue por una travesía (algo más larga) que te irá aproximando a la cascada de Cotatuero. Y a mitad de la travesía, más o menos, deberás ascender unas cuantas clavijas, hasta el final del recorrido que se hace a pie.

La historia

También nos gustaría destacar que las clavijas de Cotatuero tienen una historia bastante curiosa. Y es que, resulta que estas clavijas en mitad de una pared vertical fueron instaladas en 1881 por dos herreros, debido a la petición que hizo un cazador inglés, que no quería perder tiempo al acceder a los prados de Cotatuero para llevar a cabo su labor. Finalmente el cazador no le dio uso pero hoy en día es una ferrata muy clásica de la zona.

Es más, con el paso de los años y la popularidad que han ido adquiriendo, han sido re-equipadas y se ha instalado una sirga seguridad durante todo el recorrido. Aunque la esencia, el paisaje y la sensación de vértigo no se ha perdido.

clavijas de cotatuero

¿Te ha gustado este viaje?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *